Anestesia en México

Volumen 27 Número 1, Enero-Abril 2015

De las largas horas de ayuno a la goma de mascar.

Manejar los líquidos durante el perioperatorio es un arte. Los anestesiólogos hacemos arte en las entrañas de un ser vivo sin pasar el pincel por la piel que cubre órganos y sistemas, órganos y sistemas muchas veces en crecimiento y desarrollo, apenas maduros para soportar el cambio de una vida pasiva a un medio adverso y mecanizado. El arte se magnifica o se ve mejor plasmado cuando el paciente es un recién nacido, un prematuro o un niño pequeño.

Leer más...

Volumen 27 Número 2, Mayo-Agosto 2015.

Eficacia de dexmedetomidina como medicación anestesica vs midazolam en pacientes pediátricos

La medicación anestésica debe ser obligatoria en los pacientes pediátricos, y parte integral y fundamnental en la práctica de la anestesia pediátrica,
la medicación puede ser administrada por diversas vías (oral, nasal, intramuscular, sublingual y rectal). El midazolam es el fármaco más utilizado. Sin embargo, el empleo
de la dexmedetomidina en sedación pediátrica en los últimos años ha tomado prioridad en diferentes situaciones.

Leer más...

Volumen 27 Número 3, Septiembre-Diciembre 2015.

Castigo Cruel o medicina deficiente

Tras la ejecución errada de un preso condenado a muerte por homicidio en Oklahoma, surgieron varias preguntas a la comunidad médica. Un prisionero sufrió demasiado el proceso de ser ejecutado artificialmente en el cuarto de la muerte de una prisión, cuando las drogas administradas para tal propósito fallaron y prolongaron la agonía. Finalmente el condenado a muerte falleció de un infarto al miocardio y no por los efectos farmacológicos de los medicamentos administrados.

Leer más...

Volumen 27 (Suplemento No. 1) 2015.

Mascarilla laríngea ProSeal en neuroanestesia

La neuroanestesia conlleva frecuentemente al manejo de pacientes portadores de vías aéreas difíciles y complicadas por la patología neurológica agregada. El paciente neuroquirurgico es especial en varios aspectos propios. No se puede manipular la cabeza, el cuello o la columna cervical con la misma facilidad de un paciente normal. Varios intentos de abordar la vía aérea con laringoscopia convencional puede desencadenar en mayor hipertensión intracraneal, en ruptura de algún aneurisma, hipercapnia e hipoxemia. La mascarilla laríngea ProSeal parece ofrecer algunas ventajas sobre el tubo endotraqueal convencional. Menores cambios hemodinámicos de presión arterial y de la frecuencia cardiaca, menor liberación de norepinefrina y un menor aumento de la presión intracraneal que garantizan una menor morbilidad en neurocirugía.

Leer más...